LA MENTALIDAD ANTISISTEMÁTICA: MEDICINA CLÍNICA E INDAGACIÓN DE LESIONES ANATÓMICAS


LA MENTALIDAD ANTISISTEMÁTICA: MEDICINA CLÍNICA  E INDAGACIÓN DE LESIONES ANATÓMICAS

Este tema trata cómo se fue introduciendo a través de los años las lesiones anatómicas como parte del diagnóstico de las molestias sufridas por los pacientes. Dice que para constituir una ciencia sobre las enfermedades había que superar los planteamientos del galenismo,  que era de observación clínica rigurosa e independiente de prejuicios teóricos.  Para superar las ideas del galenismo hubieron dos planteamientos que habían de realizarse: primero, se necesitaba una historia o descripción de todas las enfermedades tan graficas y naturales como sea posible, y segundo, una práctica estable.

La medicina antes no era tan profunda como lo es ahora, los médicos de antaño no describían profundamente una enfermedad, sino que las describían groseramente y por consecuencia nunca se sabía que había muerto el paciente. De aquí se empezó a clasificar las enfermedades por especies, al hacer todo esto empezaban a notar que aunque hay enfermedades de un mismo género, con misma denominación y semejantes entre sí, difieren por su naturaleza y exigen tratamiento distinto. También empezaron a reconocer en los pacientes los síntomas principales y de allí partían con los síntomas secundarios que varían según la edad y los tratamientos que los pacientes han recibido, con todo esto ya iba mejorando la atención médica; reconocían mas enfermedades y con las clasificaciones ya podían brindar un mejor tratamiento al paciente.

Continuando clasificando y mejorando las descripciones de las enfermedades, los médicos escribían historias de las enfermedades que se encontraban con su práctica pero era importante describir hasta el más mínimo detalle de la enfermedad, también en cada descripción de la enfermedad separaban los fenómenos peculiares y constantes, y los accidentales y adventicios. Con esto notaban también que el aspecto de la enfermedad varía según el tratamiento que empleaban y que algunos síntomas se debían no tanto a la enfermedad cuanto al médico. Todo esto aporto a que las lesiones anatómicas en los pacientes empezaran a convertirse en clave del diagnostico, es decir, que analizando las lesiones anatómicas presentes en pacientes empezaban a hacer el diagnostico diferencial hasta llegar al fondo del problema.

Sydenham, Stahl y Hoffman también conocidos como “los tres sistemáticos” publicaron una obra donde una característica distintiva fue superar el planteamiento de las sistematizaciones cerradas y autosuficientes, esto sirvió de punto de partida de la mentalidad antisistemática que es la corriente central de la patología y la medicina clínica.

P. Lain Entralgo fue el primer medico en realizar una autopsia en 1728, con la muerte de un paciente suyo decidió disecar al cadáver y cuando analizo el cadáver pudo diagnosticar finalmente al paciente, aunque ya muerto, tumor de mediastino. Esto ayudo a conocer otra complicación que se da en el cuerpo y así pudieron empezar a intentar tratamientos para pacientes con este problema. 

La mentalidad antisistemática promovió la descripción de un elevado número de “especies morbosas”  o entidad nosología como la angina de pecho, la diabetes insípida, la ciática, la purpura hemorrágica, la plegara o el mal de la rosa que consiste en una enfermedad donde se producen costras que con el tiempo penetra en la piel y quema carne viva lo cual produce un gran dolor. Paralelamente a esto se inventaron métodos de exploración de los enfermos que permitieran obtener signos clave para el diagnostico, como por ejemplo, el termómetro, emplearon el uso del reloj para determinar la frecuencia del pulso arterial, se inventaron también signos químicos de enfermedad, como la comprobación de la presencia de azúcar en la orina de los diabéticos o acido úrico en las lesiones que tienen en la piel los pacientes de gota. Sin embargo la más destacada aportación semiológica fue la percusión, ideada por el austriaco Joseph Leopold Auenbrugger, que expuso su idea a mediados del siglo XVIII en la monografía “Nueva invención para diagnosticar enfermedades ocultas del interior del pecho mediante la percusión del tórax humano como signo”.

Como conclusión de este tema podemos entender ahora que la mentalidad antisistemática fue clave para que el médico le dé importancia a las lesiones anatómicas, así,  no solo se practicaban habitualmente disecciones con finalidad morfológica, sino autopsias para complementar el estudio de enfermos fallecidos o con motivo de epidemias. 

Resumen del capítulo La primera medicina moderna: De la Revolución Científica a la Ilustración del libro "La medicina en la historia" de José María López Piñero.

Share on Google Plus

Sobre Lourdes Sánchez

"La consulta de artículos ha sido de gran ayuda durante mis años de estudio, espero contribuir un poco a la siguiente generación de internautas."
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario